La Reserva Federal (Fed) anunció hoy el aplazamiento, hasta el 31 de marzo de 2011, de la aprobación de una reglamentación que endurece las condiciones en materia de fondos propios "duros" de los grandes bancos comerciales. Esta decisión ha sido adoptada a la luz de las continuadas tensiones existentes en los mercados financieros y los esfuerzos de las grandes entidades por incrementar sus niveles totales de capital. En un principio, estaba previsto que los nuevos límites que se impondrán entrasen en vigor el día 31 de este mes, tras ser aprobados el 10 de marzo de 2005. La Fed cree que este retraso "favorecerá" sus esfuerzos, los de las otras agencias bancarias federales y los del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, por responder a la actual situación financiera.