A recapitalizarse sea dicho. La banca española tendrá que aumentar su capital de máxima calidad para cumplir con los requerimientos de la Autoridad Bancaria Europea el próximo verano. BBVA, Santander, Popular, Bankia y CaixaBank requerirán, en principio, 26,2 billones, cifra que disminuirá si se computan las convertibles, por ello, los expertos la  ven insuficiente, mientras que las entidades la celebran porque les será fácil conseguirla. Sin embargo, la confianza regresa al mercado y estas financieras se disparan en bolsa brindando jugosas revalorizaciones, pero, ¿por qué bancos convien realmente apostar?

En concreto, 5 bancos españoles están obligados a recapitalizarse por un valor total de 26.2 billones de euros, repartidos de la siguiente manera:
BBVA: 7.100 millones
CaixaBank: 602 millones
Popular: 2.362 millones
Bankia: 1.141 millones
Santander: 14.992 millones

Daniel Pingarrón, analista de IG Markets, explica que “estos 26.200 millones se van a ver reducidos por las convertibles que van a poder computar como capital, con lo que la cantidad requerida caería hasta los 17.000 millones. 6.000 de ellos responderían a la depreciación de deuda. Se llegó a especular con una quita ficticia del 20% de la deuda española, así que, si calculamos ese porcentaje sobre los 230.000 millones de bonos que los bancos españoles tienen, supondría 46.000 millones sólo por ese capítulo”.

"Teniendo en cuenta que los requerimientos finales serían de 17.000 millones para alcanzar el core capital del 9% a 30 de junio  de 2012, la cifra se convierte en fácilmente asumible para estos bancos", dice Sara Pérez Frutos, directora general de Dracon Partners EAFI. De hecho, Todas las entidades han declarado que cumplirán con ello sin necesidad de tocar dividendos ni acudir a una ampliación de capital pero, ¿cómo lo harán entonces? Hay 4 vías alternativas:
1.- Utilizando capital privado
2.- Conversión en capital de distintos instrumentos
3.- Ayuda de Gobiernos.
4.- Préstamo del FESF (Fondo Europeo de Estabilidad Financiera).

Según un informe de La Caixa, estas entidades “podrían llevar a cabo desinversiones, como BBVA en Telefónica, y podríamos asistir al lanzamiento de nuevas recompras de deuda subordinada o preferentes por debajo de la par”.

No olvidemos que los datos son provisionales, no se conocerán las necesidades definitivas hasta mediados de noviembre y, antes de finales de año las entidades deberán presentar sus planes de cumplimiento al Banco de España. En caso de que no puedan cumplir por sí solas, las autoridades comunitarias sí podrán limitar los bonus y dividendos que repartan los bancos.

Además, estas medidas podrían llevar a otra reorganización del sistema financiero pues “facilitarán las fusiones entre bancos de forma organizada y supondrá un importante apoyo para todas las decisiones que haya que adoptar para afrontar la grave crisis que nos azota”, opina Carlos Heras Rincón, CEO de Aspain 11 EAFI. Sin embargo, podrían tener repercusiones en el mercado de crédito con una mayor contracción de éste. Además, según La Caixa, “en esta recapitalización se deja pendiente el saneamiento de las carteras de crédito al sector inmobiliario. Actualmente el ratio de cobertura de estos activos es del 26%, insuficiente”.

Félix González, socio director de Capitalia Familiar EAFI, tampoco está satisfecho con la cifra de obligada recapitalización y dice que “se ha perdido, una vez más, una oportunidad de recapitalizar con más fuerza al sector bancario. Estimábamos que el agujero de balance europeo estuviera entre 200.000 y 400.000 millones y nos hemos quedado en 100.000. Lógicamente esto ha quitado presión a los bancos y, de hecho, se ha realizado con ese motivo. Pero volveremos a hablar de nuevas recapitalizaciones en el futuro”.

Habrá quien se pregunte por qué son los bancos grandes los que tienen que reinventarse y no la banca más pequeña. La razón es “su riesgo sistémico. No se puede dejar quebrar a uno de estos bancos, por lo que se les exige más capital a la vez que, con ello, se transmite confianza al mercado para que se considere que pueden afrontar riesgos futuros”, explica Nicolás López, director de análisis de M&G Valores. Aunque, “probablemente presionará al resto de bancos domésticos a reforzar sus ratios”, avisan desde La Caixa.


CONSENCUENCIAS EN LA BOLSA
La historia nos dice que, siempre que ha habido recapitalización de los bancos, las bolsas han experimentado subidas en el medio y largo plazo. De hecho, desde Aspain 11 EAFI creen que “lo más probable es que estemos haciendo suelo en el mercado, en donde viviremos dos años por delante con volatilidad con un gran movimiento lateral”.

Con este espaldarazo a la bolsa nacional, en Hanseatic Brokerhouse, consideran que tras romper la resistencia de los 9.100 y la de los 9.250 puntos, “el Ibex 35 se dirige a los 9.500 puntos”. Para ello tendrá que tener el respaldo de BBVA y Santander, algo indudable pues, “tras la superación de los 6,30 euros en Santander, ahora se dirige a los 6,95; también BBVA ha roto la resistencia de los 6 euros y tiene propulsión para alcanzar los 7,20”.

Sin embargo, los bancos medianos afectados por estas medidas no presentan un aspecto alcista tan claro. Miguel Cedillo, analisistecnico.es, indica que “Popular tiene una primera resistencia en 3,59 que, si rompiera, podría llevarle a los 3,86 y los 4 euros. Por abajo se soporta en los 3,27 euros”.

CaixaBank, por su parte, “tiene una resistencia muy fuerte en 3,65 euros. Si la supera, subiría hasta los 4 euros. El soporte estaría en los 3,50”explica Cedillo. Este experto indica que “Bankia no puede con la resistencia de los 3,65 euros. En caso de superarla, podría subir a los 3,70, mientras que el soporte estaría en los 3,60”.

Pero, en el caso de que en el futuro veamos ampliaciones de capital en estas entidades, “sufrirán presión por el hecho de que tengan que colocar papel importante y el comportamiento futuro irá más en línea con el mercado general”, dice Nicolás López.