La morosidad de los créditos concedidos por bancos, cajas, cooperativas y establecimientos financieros de crédito (EFC) a particulares y empresas alcanzó en abril el 8,72%, con lo que superó la cota máxima de octubre de 1994.

Esto supone un aumento respecto al nivel de marzo (8,36%), en tanto que el incremento es de 2,3 puntos porcentuales si se compara con el cuarto mes de 2011, cuando la tasa de impago superaba el 6,3%.

Los créditos morosos totales del sector se situaron en abril en 152.740 millones de euros, más de 52.700 millones por encima de la barrera psicológica de los 100.000 millones que superó en mayo de 2010.