La libra esterlina logra superar la cota de los 1,6 dólares, por primera vez en siete meses. La divisa británica escala posiciones ante la creencia de que lo peor de la crisis ya ha pasado.