El IPC armonizado de Francia aumentó una décima en septiembre, alcanzando el 1,6% en términos interanuales. El mercado había pronosticado una subida del 0,2% y un dato anualizado del 1,7%.