El fiscal general del Estado de Nueva York, Andrew Cuomo, ha remitido una carta al presidente y consejero delegado de la aseguradora AIG en la que solicita información respecto a los planes de la compañía de pagar 165 millones de dólares (127 millones de euros) a determinados miembros de la filial de productos financieros de AIG. "Estamos molestos al conocer el pasado fin de semana que AIG planea pagar millones de dólares a los miembros de su filial de productos financieros, la unidad que provocó su deterioro y la necesidad de una gran inyección de dinero de los contribuyentes para salvar a la compañía", señala el fiscal.
De este modo, la oficina de Cuomo ha solicitado a AIG no sólo la lista de personas que recibirán estas bonificaciones, así como su cargo en la compañía, sino también una "descripción de su trabajo individual y de sus resultados en AIG Financial Products". Asimismo, la Fiscalía demanda con carácter "inmediato" todos aquellos contratos que den lugar a la obligación de realizar estos pagos, así como los nombres de los encargados de negociarlos.

"Los contribuyentes de este país están respaldando a AIG y merecen conocer cómo se gasta su dinero", señala Cuomo, quien advierte a la aseguradora de que dispone de plazo hasta las 16.00 horas de hoy (horario local) para remitir la información o la Fiscalía emitirá las pertinentes citaciones judiciales para obtenerlas.

OBAMA CONSIDERA "INDIGNANTE" EL PAGO DE BONUS EN AIG.

Por su parte, el presidente de EEUU, Barack Obama, expresó hoy su indignación respecto al cobro de millones de dólares en primas por parte de los directivos de la aseguradora AIG, que ha recibido miles de millones de dólares de fondos públicos para evitar su quiebra.

"Bajo las actuales circunstancias, es difícil entender como los operadores de derivados de AIG pueden merecer primas, y mucho menos 165 millones de dólares (127 millones de euros). ¿Cómo pueden justificar este escándalo ante los contribuyentes, que mantienen la compañía a flote?", afirmó Obama en un discurso pronunciado en la Casa Blanca para presentar un plan de financiación a pequeñas y medianas empresas.

En este sentido, el miembro del consejo de asesores económicos de Obama, Austan Golsbee, indicó que el presidente de EEUU ha expresado ya al secretario del Tesoro, Tim Geithner, que adopte las medidas legales oportunas para combatir estas prácticas y garantizar que no vuelven a repetirse en el futuro.

"Obviamente no vamos a vulnerar la ley, pero existen una serie de argumentos legales", dijo Golsbee, quien afirmó que el presidente ya ha dado las pertinentes instrucciones a Getihner en este sentido.

La reprobación de Obama a los 'bonus' cobrados por empleados de AIG se produce después de que el senador republicano Barney Frank afirmara en declaraciones a la cadena de televisión CNBC que estos directivos pueden tener derecho a cobrar los bonus, pero "no tienen el derecho a conservar sus empleos de por vida".