La Reserva Federal de EEUU (Fed) ha reabierto el mecanismo de préstamos de emergencia o líneas 'swap' para proporcionar financiación en dólares al Banco Central Europeo (BCE), el Banco de Inglaterra (BoE) y el Banco Nacional de Suiza (BNS) con el objetivo de aliviar las tensiones en los mercados, tal y como sucediera en 2007 y 2008, cuando los principales bancos centrales pusieron en marcha un acuerdo similar de préstamos.