La cuenta corriente ajustada de la zona del euro arrojó el pasado enero un déficit de 8.100 millones de euros, informó hoy el Banco Central Europeo (BCE). La autoridad monetaria explicó que esta cifra refleja un déficit de 6.500 millones registrados en las transferencias corrientes, de un déficit de 2.300 millones de euros en bienes, y de unos ingresos de 2.500 millones, fundamentalmente en servicios. Acumulados doce meses, la balanza por cuenta corriente de la zona de euro arroja un déficit de 50.700 millones de euros, equivalentes al 0,6 por ciento del producto interior bruto de la eurozona.