Sin embargo, en términos absolutos, la deuda de las familias por compra de vivienda registró en los dos primeros meses del año un nuevo récord, superando por décimo mes consecutivo los 600.000 millones de euros
. Así, la deuda hipotecaria de los hogares es más del doble que la contabilizada en 2003, cuando se situó en 300.000 millones de euros.El menor ritmo de crecimiento del endeudamiento familiar está en línea con la desaceleración de los precios de la vivienda iniciada en 2006.