La deuda de consumo en mora declinó durante junio por quinto mes consecutivo y cayó a una tasa anualizada del 4,9% a 2,5 billones de dólares. Tom Petruno señaló en el blog LA Times Money & Co que la seguidilla de caídas es la más larga desde 1991. Hay varias razones para los descensos al tiempo que la gente paga voluntariamente los saldos de los créditos e incrementa sus ahorros, dijo Petruno. Pero los bancos también están cancelando las tarjetas de crédito y no están emitiendo tantos créditos personales como lo hacían antiguamente. "Cualquiera sea la razón, la caída en el uso de las tarjetas de crédito continuará siendo un lastre para el gasto de consumo, el que todavía corresponde al 70% de la economía", indicó Petruno. (SMR)