La crisis financiera está afectando a los sistemas de pensiones y muy particularmente a los privados, con una caída del 23% de su valor de media en los países de la OCDE durante el pasado año y un recrudecimiento de la pobreza entre las personas mayores. Teniendo en cuenta el peso relativo de esos planes de pensiones en los ingresos que reciben los jubilados, la caída de estos últimos se situó en torno al 12,5%, explicó en conferencia de prensa Edward Whitehouse, al presentar hoy el informe bienal sobre las pensiones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Un informe en el que se pone el acento en que una de las grandes prioridades de los dispositivos públicos de jubilación debe ser garantizar una "protección efectiva contra la pobreza tanto ahora como en el futuro".