La crisis económica ha empezado a hacer mella en las cinco grandes entidades financieras españolas que, a pesar de anotarse ganancias netas de 10.656,7 millones de euros durante el primer semestre, las han reducido un 0,8% respecto a 2007 por primera vez en cinco años. Aunque las menores plusvalías anotadas en este periodo explican parte de ese ligero descenso de los resultados, lo cierto es que también han tenido mucho que ver el menor ritmo de crecimiento del crédito, el alza de la morosidad, el aumento de las dotaciones y el cierre de los mercados como método de obtener liquidez. De "las cinco grandes" -Santander, BBVA, La Caixa, Caja Madrid y el Banco Popular- , el Santander fue una vez más el líder indiscutible, ya que obtuvo una ganancia neta de 4.730 millones de euros, un 6,1%% más, cifra que hubiera crecido el 22% sin tener en cuenta las plusvalías.
En cualquier caso, el banco Santander reconoció que la crisis financiera y la desaceleración de algunas economías implicaron un menor crecimiento de la actividad y un incremento de la mora, que se situó en el 1,34% frente al 0,83% de un año antes, lo que se tradujo en mayores necesidades de provisiones, que crecieron un 65%. Así, el grupo logró incrementar su beneficio gracias a que los ingresos crecieron el 16%, más del triple que los costes, que lo hicieron el 5%. En Latinoamérica, las ganancias aumentaron el 4%, impulsadas por Brasil, donde el grupo ganó 501 millones, en tanto que en México el beneficio fue de 367 millones. BBVA Por su parte, el BBVA logró anotarse 3.108 millones de euros, un 7,9% menos que un año antes, retroceso que se debió, en gran parte, a la decisión de dotar 329 millones de euros procedentes de ingresos extraordinarios para cubrir prejubilaciones en España y Portugal. México fue, como es habitual, el principal impulsor de los resultados de la entidad en el continente americano, si bien el área de Estados Unidos fue la que más creció, al duplicar sus beneficios, como consecuencia de la incorporación del banco Compass a las cuentas de la entidad en septiembre pasado. Asimismo, el crédito concedido por el banco a su clientela creció el 16%, si bien la calidad del crédito empeoró, ya que la tasa de morosidad subió hasta 1,15%, superior al 0,86% de junio de 2007. La Caixa En los resultados de La Caixa, que se situó en tercera posición con un descenso del beneficio del 13,7%, hasta 1.060 millones de euros, influyó de forma decisiva el hecho de que la caja destinara íntegramente a dotaciones para riesgos del negocio los ingresos extraordinarios de 225 millones de euros generados en el primer semestre del año, frente a los 250 millones de extraordinarios que sí se computaron en el primer semestre de 2007. Además, la tasa del morosidad se triplicó, al pasar del 0,38% de hace un año al 1,26% del mes de junio. Caja Madrid Por su parte, Caja Madrid registró un incremento del 1,1% del beneficio, hasta 1.084,52 millones de euros, aunque vio cómo su tasa de morosidad seguía aumentando hasta el 1,89%, índice que, según la entidad, podría superar el 3% a final de año, y cómo los créditos a clientes continuaban desacelerándose, al avanzar el 12,2%. La caja anunció además que tendrá que dotar provisiones por importe de 250 millones de euros después de que la inmobiliaria Martinsa-Fadesa -que le adeuda 1.000 millones de euros- presentara solicitud de concurso de acreedores. Banco Popular El Banco Popular fue el que menos ganancias se anotó, aunque su beneficio creció el 10,1%, hasta 674,7 millones de euros, a pesar de que la tasa de morosidad se duplicó, al situarse en el 1,42% frente al 0,72% de un año antes. Asimismo, en el caso de Martinsa-Fadesa, la entidad ha tenido que dotar provisiones por 100 millones de euros.