Otro día más la bolsa estadounidense ha recibido una mala noticia justo antes de su apertura, lo que ha congelado los ánimos de los inversores. El Dow Jones despedía con la mano a los accionistas mientras se desinflaba un 0,12% hasta los 10,424 puntos, el Nasdaq un 0,22% y el S&P 500 un 0,07% y es que, las malas cifras de construcción de viviendas han espantado a los amantes del riesgo bursátil.
Entre los datos macro del día, hoy se ha conocido que los precios de bienes básicos, excluyendo alimentos y energía, subieron moderadamente el mes pasado. El ascenso del 0,3% sugiere un control de la inflación, pese a que esta cifra de IPC supera las expectativas de los expertos. Sobre una base anual, los precios al consumidor disminuyeron un 0,2%.
 
No es tan bueno el panorama que los datos de construcción de viviendas han pintado en el sistema inmobiliario, ya que los inicios de obra registraron un descenso pronunciado del 10,6% en octubre, un espaldarazo que el mercado no esperaba. Las viviendas edificadas el mes pasado se cifraron 529.000, frente a las 600.000 que se proyectaban. Por ello, es normal que los cimientos de Wall Street se hayan tambaleado en la apertura pues los americanos no olvidan que la crisis se originó precisamente en este sector.
 
Por consiguiente, también las solicitudes semanales de préstamos hipotecarios cayeron hasta un 2,5%. Desmembrando este dato se observa que las caídas de peticiones de préstamos para comprar nuevas viviendas llegaron al 4,7%, mientras que para refinanciar créditos ya existentes, sólo un 1,4%.
 
En el apartado empresarial, Cadbury se resiste a tomar la mano de Kraft a la vez que se le presentan nuevos pretendientes. Esta vez por parte de una alianza entre la americana Hershey y la italiana Ferrero que, aunque está por confirmar, puede ser de mayor agrado que su absorción por el gigante Kraft. Entre tanto, las acciones de Hersey pierden un 0,96%, las de Kraft un 0,14% y las del caramelo que se rifan, Cadbury, un 0,65%.
 
Dentro del sector de las aerolíneas, Delta Air Lines y SkyTeam Alliance han anunciado un paquete ayuda de 1.020 millones de dólares para que la compañía con turbulencias de financiación Japan Airlines se decante por ellos en vez de por Oneworld Alliance. Tras esta noticia, Delta se deja un 0,25% en el NYSE y Japan Airlines un 4,27% en la bolsa de Pekín.
 
Si el pedir perdón nos pudiera hacer regresar al pasado para no cometer los mismos fallos, Goldman Sachs podría quedar redimido de todas sus culpas, pues hoy su presidente, Lloyd Blankfein, pedía perdón por el papel que su compañía jugó en el boom crediticio que encendió la llama de la crisis financiera. Pero, lamentablemente, no podemos volver a antes de la crisis por lo que a éste banco y otras entidades financieras sólo les queda aprender de los errores.
 
Con este panorama todavía hay empresas que no les espanta la débil situación económica estadounidense y pretenden iniciarse en la andadura bursátil, como es el caso de la firma de inversiones de capital privado Apollo Management que proyecta salir a cotización la próxima semana.