La confianza del consumidor bajó seis décimas en diciembre, hasta los 74,7 puntos, manteniendo prácticamente el nivel alcanzado en noviembre, que fue de 75,3 puntos, según el Índice que elabora el Instituto de Crédito Oficial (ICO). La leve caída de diciembre en la confianza de los consumidores se ha debido a una mejora en el indicador parcial de situación actual, que se vio compensada por la caída del indicador de expectativas. En concreto, el indicador de situación actual subió en diciembre 1,4 puntos, hasta los 46,5 puntos, mientras que el indicador de expectativas bajó 2,8 puntos, hasta los 102,8 puntos. El ICO destacó que, pese al empeoramiento de las expectativas, el nivel de este indicador es el más alto alcanzado en un final de año desde 2004.