La confianza de los consumidores españoles ha caído hasta mínimos históricos en septiembre debido, principalmente, a su percepción de la situación económica actual y a la evolución del empleo, según el último Indicador de Confianza del Consumidor, elaborado por el Instituto de Crédito Oficial (ICO).
Así, en septiembre el indicador de confianza del consumidor ha retrocedido 6,3 puntos respecto a agosto hasta situarse en el nivel mínimo de la serie histórica (80,2 puntos). Esto se debe a la caída del indicador parcial de la situación actual, que ha retrocedido 9,6 puntos hasta los 73,1 y, en menor medida, del indicador de expectativas, que ha bajado tres puntos y se situó en 87,3 puntos. En términos interanuales la confianza de los consumidores ha disminuido 7,9 puntos, dado que en septiembre del pasado año alcanzaba los 88 puntos.