La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) destacó hoy que España afronta las turbulencias financieras derivadas de la crisis de las hipotecas basura originada en Estados Unidos y la desaceleración económica con "la solidez patrimonial de las entidades financieras y el amplio margen de maniobra de la política fiscal". En su boletín trimestral, el organismo que preside Julio Segura dice que "las entidades financieras nacionales afrontan este periodo con una situación de solidez patrimonial apoyada en una elevada rentabilidad, con unos confortables niveles de solvencia y con unos niveles bajos de morosidad", mientras el superávit de las Administraciones Públicas "sigue siendo holgado".
Este boletín de la CNMV incluye, con carácter semestral, un informe amplio sobre los mercados de valores y los agentes que operan en ellos, con el objetivo de proporcionar un análisis "sistematizado" del marco general en el que se desenvuelve la institución y difundir información para la "adecuada toma de decisiones" de los inversores. La CNMV subraya que en el mercado hipotecario nacional no existe un segmento de alto riesgo como el estadounidense, por lo que la calidad crediticia de los activos es elevada, y que la escasez de liquidez ha tenido un impacto más moderado en España que en otros países, gracias a que las entidades han obtenido un gran volumen de financiación mediante titulizaciones y emisiones de deuda en los últimos años. El atractivo de los depósitos El progresivo incremento de los tipos de interés y el cambio de fiscalidad, explica, han acentuado el carácter conservador del inversor español, que ve cada vez "más atractivos" los activos "más líquidos", especialmente los depósitos bancarios, en detrimento de las inversiones de fondos de inversión. Según sus cálculos, los depositos bancarios suponen casi las tres cuartas partes de las adquisiciones de activos de los hogares hasta septiembre de 2007, aunque también se ha registrado un incremento de las inversiones de renta fija en detrimento de las inversiones más arriesgadas. La CNMV considera además que en el actual entorno de desaceleración de la actividad, marcado por el repunte de la inflación, "la principal vulnerabilidad" de la economía española es el comportamiento del sector inmobiliario, que tendrá su reflejo en el menor ritmo de creación de empleo. Además, advierte de que la incertidumbre generada en los mercados financieros y el endurecimiento de las condiciones generales de financiación de las entidades contribuirán a agudizar la moderación del consumo y de la inversión a lo largo del presente ejercicio. Según el Boletín, el "escenario de riesgos más relevantes para la evolución de las bolsas de valores" es la combinación de resultados corporativos en 2007 inferiores a los esperados y una evolución macroeconómica en Estados Unidos más desfavorable de lo previsto. Falta de transparencia El informe también señala que la crisis hipotecaria ha abierto una reflexión sobre el papel de las agencias de 'rating' ante la posible existencia de conflictos de interés en su actividad de asesoras de las empresas emisoras y la remuneración de éstas, así como por la metodología empleada. En este sentido, apunta a una "falta de transparencia" sobre la naturaleza y los riesgos intrínsecos de algunos productos estructurados complejos, y sobre la exposición de determinadas entidades a los productos y vehículos más afectados por la crisis. Con este argumento, el boletín afirma que los 'ratings' actuales resultan "insuficientes" para recoger el conjunto de riesgos que conllevan los instrumentos valorados, y que la actuación de las agencias de calificación es "mejorable". "Debe tenerse en cuenta que las agencias tratan de aproximar el concepto de pérdida esperada y, de este modo, pueden no incorporar suficientemente los riesgos derivados de sucesos que ocurren con poca probabilidad pero que, al tener un impacto potencial significativo sobre el rendimientos de los activos, inciden sobre las decisiones de inversión", afirma. En esta linea agrega que los ratings "no recogen ninguna valoración de la liquidez de los instrumentos, un concepto que ha cobrado gran importancia en la crisis reciente". Asimismo, destaca que una de las causas principales en el origen de la crisis ha sido la dificultad para conocer la exposición real de las entidades financieras a determinados tipos de riesgo y la necesidad de estandarizar los instrumentos disponibles de inversión y financiación. A su juicio, no parece previsible que los agentes operadores de los mercados financieros registren "en el horizonte próximo un empeoramiento pronunciado de sus cifras de negocio", aunque moderarán su actividad, mientras las instituciones de inversión colectivia muestran una "escasa exposición" a instrumentos ligados a las hipotecas de alto riesgo estadounidenses. Por último, la CNMV pone de manifiesto que en el actual marco de elevada volatilidad de las cotizaciones, los principales retos de las empresas de servicios de inversión pasan por reforzar los sistemas de control de riesgos y adaptarse a las nuevas exigencias de la Mifid.