El Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé que Europa crecerá menos en 2008 por las turbulencias financieras, la inflación y los efectos de una suave recesión en Estados Unidos. Turbulencias en los mercados financieros que tendrán un "impacto importante" sobre las economías avanzadas europeas, lo que permite al Banco Central Europeo relajar la política monetaria, ha reiterado el Fondo. El director del Departamento Europeo del FMI, Michael Deppler, ha pronosticado hoy en Fráncfort que el crecimiento económico de los países avanzados de Europa será del 1,5% en 2008, y del 1,4%, en 2009. La Europa emergente también moderará su reactivación económica hasta el 5,5% en 2008, y el 5,2%, en 2009. Con estas cifras, el FMI revisa a la baja sus pronósticos de crecimiento respecto a las previsiones dadas a conocer hace seis meses, ha indicado Deppler en una conferencia de prensa en la sede central del Banco Central Europeo (BCE). El FMI prevé un crecimiento económico del 1,8% para la Unión Europea (UE), y del 1,4%, para la zona del euro en 2008.
Deppler considera que "Europa ha sido hasta ahora bastante fuerte a la ralentización de EEUU y las turbulencias financieras globales", pero que no es inmune. El FMI ha añadido que los bancos centrales han reaccionado adecuadamente a las turbulencias, al proporcionar liquidez a los mercados de dinero, y ha apostillado que la entidades monetarias sólo pueden ver los síntomas, pero no proporcionar las soluciones. Los bancos centrales deberán conseguir el equilibrio adecuado entre apoyar la economía real y prevenir efectos de segunda vuelta por el aumento de la inflación. "El reciente agudo incremento de la inflación, que ya ha debilitado la confianza del consumidor y el gasto en Europa, es una fuente de debilitamiento", según Deppler. Por ejemplo, la tasa de inflación de la zona del euro subió en marzo hasta el 3,6%, el máximo desde la creación de la Unión Económica y Monetaria (UEM). Aunque la tasa de inflación es incómodamente alta en la eurozona, "los pronósticos apuntan a que caerá hacia un nivel inferior al 2% en 2009 por la perspectiva cada vez más negativa para la economía", indica el FMI en su informe de Perspectivas Económicas Regionales para Europa, presentado el lunes. Para solucionar la actual crisis financiera, el FMI ha instado a los bancos privados a ser más transparentes y a los responsable políticos de las economías desarrolladas a "restaurar la confianza en el sistema financiero y a minimizar el impacto de las crisis financiera en la economía real".