El Consejo de Administración de la Comisión Nacional de la Energía (CNE) acordó hoy que no debe pronunciarse sobre la adquisición del 9,24% de Repsol YPF por parte de la constructora Sacyr, ya que la petrolera no desempeña actividades reguladas, según fuentes cercanas a la CNE.
El Consejo de Administración de la Comisión Nacional de la Energía (CNE) acordó hoy que no debe pronunciarse sobre la adquisición del 9,24% de Repsol YPF por parte de la constructora Sacyr, ya que la petrolera no desempeña actividades reguladas, según fuentes cercanas a la CNE. La legislación permite a la CNE, dentro de la denominada función 14, pronunciarse sobre compras superiores al 10% o cualquier otra que conceda "influencia significativa" en compañías que tienen negocios regulados (transporte y distribución de gas y electricidad).