La Comisión Europea ordenó hoy a las autoridades españolas que recuperen la "ayuda ilegal" concedida al fabricante de fibras sintéticas Sniace entre 1993 y 1996, y que ascienden a 22,6 millones de euros más intereses."La ayuda es incompatible" con las normas comunitarias porque "se limita a aliviar a Sniace de cargas empresariales ordinarias que sus competidores tuvieron que pagar, sin fomentar ningún objetivo de interés público", señaló la CE en un comunicado. Según el Ejecutivo comunitario, una ayuda de este tipo supone dar "una ventaja competitiva injusta" para Sniace, que tiene sus instalaciones productivas en Torrelavega (Cantabria).