El crecimiento en España, Irlanda y Reino Unido se verá severamente dañado por la esperada ralentización en el sector de la construcción, según un estudio publicado hoy por la agencia de calificación Standar&Poors. Según el escenario planteado por S&P, tanto la economía española como la irlandesa mantienen una fuerte exposición a los efectos directos de la ralentización del mercado inmobiliario en el sector de la construcción. Una exposición, debida en gran parte, a que la producción económica está asociada al sector, del que dependen, además, una gran cantidad de empleados.
En el caso de Reino Unido, el impacto será menos acusado, debido a que su economía está más diversificada, y por lo tanto, podría superar "la tormenta" en mejor grado. En el mejor de los escenarios posibles, Standard & Poors prevé que el ritmo de incremento del Producto Interior Bruto (PIB) de España descenderá hasta el 2,5% en 2008, frente al 3,7% que se espera para este año. Las previsiones del Gobierno sitúan el crecimiento económico del país en el 3,3% el próximo ejercicio y el Fondo Monetario Internacional (FMI) en el 2,7%.