Las casas de valores no dan tregua al sector bancario. La rebaja de rating entre las compañías del sector es la noticia más repetida en las últimas sesiones: Goldman Sachs, BKW y ahora S&P. ¿El motivo? Hay varios. El agudo deterioro de la economía española, donde la exposición de las entidades al crédito inmobiliario es grande, la aceleración en el impago de hipotecas y la posibilidad de acudir a nuevas ampliaciones de capital. Los temores de mayores pérdidas y provisiones no dejan a salvo a ninguna entidad. De media recortan cerca del 30% en lo que va de año, y las previsiones no son más alentadoras.
Que la economía va mal, no es algo de lo que vaya a enterarse ahora. Sobre sus consecuencias…aún es pronto para hablar. Pero ya han comenzado a salir los primeros afectados: las compañías del sector bancario. Y es que “el agudo deterioro de la economía en España” – con una alta exposición de las entidades de crédito inmobiliario- y el ritmo creciente de acumulación en el pago de las hipotecas pesa sobre las mismas. Al menos así lo entiende Standar&Poors, que ha rebajado el rating y las perspectivas de bancos y cajas por este motivo. Sin embargo, no es el primer aviso. La semana pasada Goldman Sachs provocó el hundimiento del sector financiero con un informe que advertía de la posibilidad de “nuevas ampliaciones de capital”. El banco estadounidense no descarta que estas entidades “puedan verse obligadas a realizar una ampliación por 60.000 millones de euros”. De hecho cree que las acciones de los bancos europeos puedan verse acuciadas por el “endurecimiento de los requisitios del capital y un bache más severo en el ciclo de crédito”. Ante este panorama, la corriente vendedora se ceba con la banca española y europea. En nuestro país, Bankinter acumula un 46,22% de caída en lo que va de año mientras que el Santander podría presumir de ser la entidad más sana al retroceder un 23,26% desde enero. A pesar de este oscuro panorama, S&P considera que la banca española afronta el actual entorno de debilitamiento económico “desde una posición de fortaleza” ya que ,a gracias a los requerimientos globales, han realizado provisiones de crédito “muy por encima de sus necesidades”. A pesar de ello, Ana Rafels, analista de Bolsacash no recomienda esta en estos valores “teniendo en cuenta que es el sector clave de la crisis, todo da a pensar que estamos viviendo un rebote técnico nada más”, concluye. Óscar Moreno, gestor de carteras de Renta4, considera que el sector bancario “no es el mejor de los sectores” ya que junto con el sector inmobiliario y constructor “está siendo uno de los peores a lo largo del año” tanto en banca nacional como europea. Este experto piensa que si atendemos al caso nacional, el bancario es un sector que presenta “algún atractivo” en algunos casos como el Banco Santander, pero confiesa que los inversores deben saber que “no van a estar exentos de vaivenes tanto positivos como negativos”. En todo caso, Moreno asegura que, aunque se trata de un sector atractivo “en algunos nombres”, la mayoría de las firmas y la banca mediana, en el ámbito español, es un sector en el que “estaríamos fuera” en estos momentos.