El subgobernador del Banco de España, José Viñals, advirtió hoy de que la morosidad de bancos y cajas seguirá aumentado, pese a estar en niveles reducidos, lo que obligará a "niveles prudentes" de cobertura. Viñals, que participó en el VIII Encuentro Internacional organizado por Caja Madrid, indicó que el "repentino estrechamiento" de los mercados en los últimos doce meses ha hecho necesario gestionar la liquidez en un entorno "más exigente" y acomodar las fuentes de financiación a las "restrictivas" condiciones, fomentando políticas intensas de captación de ahorro.
No obstante, resaltó que, a pesar de la liquidez de las entidades, deben desarrollar ejercicios de "estrés y planes de contingencia" que prevean líneas de actuación ante distintas situaciones en los mercados, incluso en casos de funcionamiento "tan anómalo como el actual". Asimismo, señaló que aunque los mercados se recuperen, será "muy difícil" que vuelvan a ofrecer a las entidades de crédito oportunidades de financiación a coste tan reducido como el de épocas recientes, por lo que instó a las entidades a replantear sus condiciones de equilibrio financiero y adaptar sus planes de negocio a una presión a la baja en márgenes y beneficio. A pesar de esta panorama, Viñals subrayó que el nuevo entorno ofrece retos e incertidumbre, pero también "oportunidades y caminos nuevos" para "quienes quieran y lo sepan aprovechar", al tiempo que mostró su "plena y justificada" confianza en el sector financiero español, tanto en bancos como en cajas, y en la capacidad de sus gestores y administradores para dirigir sus negocios en un momento como el actual. En este sentido, señaló que el Banco de España apoyará a todas las entidades que estén dispuestas a aprovechar estas nuevas oportunidades con marcos regulatorios que doten de estabilidad al sistema financiero, algo, a su juicio, "importante también para el interés general". No obstante, instó a los gestores de las entidades y a los supervisores a prepararse para hacer frente a unas "perspectivas más complejas en los próximos años", ya que España tiene que hacer frente a la progresivas revisiones a la baja de su crecimiento económico, mientras que la economía mundial todavía tiene que afrontar la tormenta financiera. El subgobernador del Banco de España recordó que las entidades de crédito españolas han consolidado su sólida posición con estructuras sencillas y calidad en sus activos, al margen de "productos tóxicos", y señaló que la retención en los balances bancarios de los riesgos más relevantes de las titulizaciones han contribuido a que las entidades tengan los mismos incentivos para evaluar la calidad crediticia de los titulares de los préstamos que si la cartera no se hubiese titulizado. Primer test serio En relación a la crisis, Viñals subrayó que se trata del "primer test serio" que afronta el nuevo sistema financiero internacional, que en los últimos años ha ido surgiendo al hilo de los procesos de innovación financiera y la globalización de los mercados, y que se ha caracterizado por la aparición de productos nuevos, "complejos y opacos". Por ello, recordó que las turbulencias financieras han hecho incluso cuestionar algunos de los cimientos sobre los que se asienta el sistema financiero actual y que, pese a las advertencias, el mercado no ha tenido en cuentan algunos factores como el hecho de que la transferencia de riesgos no ha servido para distribuir el riesgo fuera del sistema bancario. En este sentido, también señaló que los acontecimientos recientes ponen de manifiesto la necesidad de distinguir entre las innovaciones financieras "genuinas y las espurias", y añadió que la tormenta financiera realizará un "proceso de selección". Por último, recordó que entre las medidas llevadas a cabo por el Banco de España junto a otros supervisores para afrontar la crisis financiera, destaca el llamamiento a las entidades para que den información clara y transparente sobre su situación y reestablezcan así la confianza en los mercados.