La industria bancaria ha defendido en una reunión ante representantes de la Comisión Europea el mercado de credit default swaps (CDS) soberanos, acusados de fomentar la especulación en los mercados.