La gestora de activos JP Morgan Asset Management cree que la inversión en renta variable es la que más rentabilidad ofrece en el medio y largo plazo tras las turbulencias causadas producidas por la crisis de las hipotecas "subprime" o de alto riesgo en Estados Unidos. La gestora apuesta por la renta variable frente a la renta fija, en una situación de desacelaración -pero no de recesión- unida a políticas monetarias de contención o bajada de los tipos de interés.
Por regiones, JP Morgan se muestra más favorable a Estados Unidos y Europa que a Japón y a otros mercados emergentes. En un informe redactado por el director de Gestión de Activos de la gestora, Gustavo Trillo Garrigues, se admite que la crisis veraniega de las hipotecas "subprime" o de alto riesgo ha sido grave, y ha tenido efectos negativos sobre el crecimiento económico, sobre todo en Estados Unidos. Las bajadas de tipos tranquilizan al mercado Sin embargo, Trillo asegura que la evidente "desaceleración" del crecimiento "no llegará a convertirse en recesión", entre otras cosas porque disminuye el potencial inflacionista y permite a los bancos centrales ocuparse fundamentalmente del crecimiento, bajando, si es necesario, los tipos de interés, tal como hizo la semana pasada la Reserva Federal de EEUU. Esta política de bajadas de tipos sirve, según Trillo, para tranquilizar a los mercados, cuya máxima preocupación es el mantenimiento de niveles aceptables de crecimiento de la economía estadounidense. Algunos analistas, señala el informe, se fijan en el mercado laboral como el indicador más fiable del grado de recesión, pero JP Morgan prefiere centrase en los beneficios empresariales. "Si las compañías no son capaces de generar crecimiento en los beneficios, añade, recurrirán al recorte de costes, lo que generalmente significa destrucción de empleo y ralentización del consumo".