El Indice de Precios al Consumo (IPC) estadounidense aumentó un 0,3% en marzo, impulsado por el repunte de la energía, los alimentos y los billetes de avión, informó hoy el Departamento de Trabajo. La inflación subyacente, que excluye los precios más volátiles de la alimentación y la energía, fue del 0,2%. Tanto la inflación normal como la subyacente se situó en línea con las expectativas. Las estadísticas publicadas hoy muestran que los precios de la energía aumentaron un 1,9% en marzo tras caer un 0,5% en febrero.
Esa subida se vio parcialmente contrarrestada por la caída de los precios de la ropa, que bajaron el 1,3%, la mayor reducción desde septiembre de 1998.