Los precios en la eurozona subieron en marzo pasado el 1%, lo que situó la inflación interanual en el 3,6%, tres décimas más que el mes anterior, según los datos difundidos hoy por Eurostat, la oficina estadística comunitaria. La tasa de marzo es la más elevada desde que comenzó a elaborarse el Indice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA), en 1997. En España, los precios acumularon una subida hasta marzo del 4,6%, que situó el diferencial de inflación con sus socios de la moneda única en un punto porcentual, una décima menos que en febrero. El mal dato de inflación dispara la cotización del euro, que se cambia por 1,5932 dólares y aleja las esperanzas de un recorte de tipos de interés por parte del BCE.
En el conjunto de la Unión Europea (UE), el IPCA aumentó el 0,8% el mes pasado, hasta el 3,8% interanual, tres décimas más que en febrero. En un año, la inflación en los países del euro ha pasado del 1,9% al 3,6% y en los Veintisiete del 2,3% al 3,8%. Los Estados miembros con un avance de los precios más moderado en los últimos doce meses fueron Holanda (1,9%), el Reino Unido (2,5%) y Portugal (3,1%). Por el contrario, los incrementos más fuertes se registraron en Letonia (16,6%), Bulgaria (13,2%) y Lituania (11,4%). En cuanto a la evolución de los distintos componentes, dentro de la zona euro el mayor incremento de los precios fue el de la enseñanza (del 9,6% interanual), seguido de los alimentos (6,2%) y los transportes (5,6%). Bajaron, sin embargo, las comunicaciones (el 1,5%), y registraron pequeñas subidas los precios del ocio y la cultura (0,6%) y el vestido, que subió un 1%. Por productos, la mayor aportación a la subida interanual fue la de los carburantes para transporte (0,51 puntos porcentuales), seguido de los combustibles líquidos (0,26) y la leche, el queso y los huevos (0,23 puntos). Los productos que contuvieron el incremento global fueron las telecomunicaciones y los automóviles (restaron 0,16 puntos cada uno) y el vestido (-0,15 puntos). Sólo en marzo, los capítulos que más se incrementaron fueron el vestido (7,2%), los transportes (1,3%) y los artículos textiles y los hoteles (0,6% cada uno). Se abarataron la sanidad (el 0,1% mensual), se mantuvo la enseñanza, y las bebidas alcohólicas y el tabaco y el ocio y la cultura registraron las subidas más leves, el 0,2%. La subida mensual se vio empujada sobre todo por el vestido (0,32 puntos porcentuales), los carburantes para el transporte (0,12), el calzado (0,08) y los combustibles líquidos (0,05). Contribuyeron, por último, a contener el incremento mensual de la inflación los automóviles y los alquileres (-0,05 puntos cada uno) y los restaurantes (-0,04).