La Bolsa de Nueva York cerró en fuerte alza el miércoles, impulsada por sólidos resultados trimestrales de grupos de microelectrónica, Intel, bebidas, Coca-Cola y principalmente bancarios como JPMorgan Chase. El Dow Jones Industrial Average (DJIA) aumentó 256,80 puntos, un 2,08%, a 12.619,27 unidades y el índice de alto componente tecnológico Nasdaq subió 64,07 puntos, un 2,80%, a 2.350,11 unidades. El índice ampliado Standard and Poor's 500 ganó por su parte 30,28 puntos a 1.364,71 unidades (+2,27%).
Se trata del mayor incremento de Wall Street en una sesión, de las últimas dos semanas. 'JPMorgan, Intel y Coca-Cola aportaron muy buenas sorpresas a los inversores', resumió Patrick O'Hare, estratega de Briefing.com. Inquietos por el impacto de la desaceleración económica sobre las empresas, los inversores se tranquilizaron este miércoles al ver que los tres grupos habían superado las previsiones del mercado. JPMorgan Chase, que recientemente salvó a su rival Bear Stearns de la quiebra, anunció un beneficio neto trimestral en baja de 50%, pero el beneficio por acción fue de 68 centavos, superando los 64 centavos previstos por el mercado. Intel, líder mundial de los chips electrónicos, anunció el martes un beneficio en baja, pero conforme a las previsiones y principalmente mantuvo su previsión de ganancia para todo 2008. Finalmente Coca-Cola registró un beneficio en alza de 19%, superando las previsiones y se declaró 'optimista pese al clima macroeconómico difícil'. 'Esos resultados mejores que lo previsto indican que las empresas se están recuperando de la crisis', comentó Al Goldman (Wachovia Securities), agregando que 'ayudarán a los inversores a respirar durante algún tiempo'. Por otra parte, los precios al consumo, anunciados de conformidad con las previsiones en marzo en Estados Unidos (+0,3%) dan 'cierto margen de maniobra a la Fed para bajar sus tasas', estimó el economista independiente Joel Naroff. Las reducciones de tasas de interés estadounidenses, efectuadas en setiembre, permitieron a Wall Street enfrentar el cierre del crédito por parte de los bancos, gravemente afectados por la crisis de los préstamos a riesgo 'subprime'. El mercado obligatorio terminó en baja. El rendimiento del bono del Tesoro a 10 años subió a 3,696%, contra 3,503% el martes, y el de los títulos a 30 años a 4,525%, contra 4,341%. El rendimiento de las obligaciones evoluciona en sentido opuesto a sus precios.