Los inventarios de las empresas mayoristas en Estados Unidos registraron en febrero una caída récord, a medida que las ventas experimentaban un modesto ascenso, lo que sugiere que las compañías están logrando controlar de mejor forma sus existencias de bienes.  Los inventarios disminuyeron un 1,5% en el mes a un nivel ajustado por factores estacionales de 419.340 millones de dólares, después de disminuir en enero un 0,9%, informó el miércoles el Departamento de Comercio.  Inicialmente, el Gobierno había anunciado un descenso del 0,7% para enero.  La contracción del 1,5% en febrero fue mayor al descenso del 0,6% que esperaban los analistas en Wall Street. La caída fue la más pronunciada hasta la fecha.  Según el informe, las ventas mayoristas crecieron un 0,6% en febrero a un nivel ajustado por factores estacionales de 319.730 millones de dólares, después de registrar una caída del 2,4% en enero. El descenso de enero se había estimado previamente en un 2,9%.