El fabricante estadounidense de microprocesadores Intel concluyó el primer trimestre del año con un beneficio neto de 2.442 millones de dólares (1.792 millones de euros), lo que supone prácticamente cuadruplicar sus ganancias del mismo periodo de 2009, según informó la compañía, que calificó el resultado registrado entre enero y marzo como "el mejor primer trimestre de su historia".
La cifra de negocio del mayor fabricante mundial de microchips alcanzó los 10.299 millones de dólares (7.557 millones de euros), un 44,1% más, impulsada por el crecimiento del 61,4% de las ventas en Asia Pacífico, así como el aumento del 26,2% de la facturación en América y del 10,2% en Europa.

De este modo, la compañía radicada en Santa Clara elevó sus expectativas de márgenes brutos hasta el 64% en el segundo trimestre y el conjunto del ejercicio, mientras que su previsión de ingresos entre abril y junio se sitúa en un máximo de hasta 10.600 millones de dólares (7.782 millones de euros).