ING rebaja la recomendación de Galp a vender desde mantener y reduce el precio objetivo a 10 desde 10,5, en medio de la presión de los resultados a corto plazo. Afirma que "sigue habiendo riesgo de que las necesidades de inversión en Brasil sean demasiado elevadas para una compañía del tamaño de Galp sin una escisión completa de su división de exploración y producción".