ING rebaja el precio objetivo de Repsol a 16  euros desde 16,5 euros, aunque sostiene su recomendación de mantener. Indica que la compañía todavía ofrece una rentabilidad atractiva en su dividendo (6,5% en 2009) y valuaciones moderadamente elevadas, a pesar de las preocupaciones sobre sus catalizadores de gas y energía, y los ajustes a la realidad en Brasil. Las acciones terminaron a 16,19 euros el martes.