Entre enero y marzo pasados la compañía instaló 460 megavatios (MW) nuevos, principalmente en EEUU y España, e incrementó su cartera de proyectos en 1.227 MW, hasta alcanzar los 43.280 MW.Al cierre del primer trimestre contaba con 8.164 MW de potencia instalada, un 80% más que en igual fecha de 2007, la mayoría en parques eólicos, y tenía en construcción 1.367 MW nuevos en construcción.La deuda neta a 31 de marzo pasado
era de 924 millones, 121 millones por encima de la registrada en diciembre de 2007.En los tres primeros meses del año invirtió 557 millones de euros, de los que 283 millones se destinaron al negocio eólico en España y 128 al de EEUU.Distintas áreas de negocioPor áreas, el EBITDA del negocio eólico en España creció el 46%, hasta los 246 millones de euros, como consecuencia de la entrada en funcionamiento de nuevos parques.En la misma línea, el área eólica de EEUU obtuvo un EBITDA de 41,2 millones, el 48% más, por la nueva capacidad instalada, mientras que en el Reino Unido esta magnitud aumentó el 56%, hasta los 29,1 millones.Los parques eólicos del resto de países donde la eléctrica tiene presencia (Polonia, Francia, Grecia, Portugal, México o Rumanía, entre otros) generaron un EBITDA de 21 millones, un 76% más elevado que en el primer trimestre del año pasado.El EBITDA del negocio de Minihidráulica fue de 6,5 millones, mientras que el de otras tecnologías no renovables (biomasa, almacenamiento de gas) ascendió a 28,9 millones.