Iberdrola presentó hoy el Plan Estratégico para el periodo 2007-2009, que recoge inversiones de 9.000 millones de euros, un 20% más respecto al anterior trienio, y la previsión de alcanzar un beneficio neto de 2.350 millones de euros al final del periodo de referencia, informó hoy la eléctrica.
La compañía realizará en los próximos tres ejercicios un esfuerzo inversor "sin precedentes en todo el mundo" para crecer en el área de revonovables, que concentrará el 37% de todas las inversiones, unos 3.250 millones de euros, con el objetivo de alcanzar una potencia instalada de al menos 7.000 megavatios (MW) en 2009, lo que representa un crecimiento del 84% respecto a cierre de 2005 (3.810 MW).