Iberdrola, la primera eléctrica española por capitalización, obtuvo un beneficio neto de 1.204 millones de euros en el primer trimestre, lo que supone multiplicar por 2,6 el logrado en el mismo periodo de 2007, comunicó hoy la empresa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Los resultados reflejan la incorporación de Scottish Power, empresa adquirida por Iberdrola en 2007 (consolida en sus cuentas desde el mes de abril del año pasado) y que aportó el 28% del resultado de explotación del grupo.
El beneficio bruto de explotación (EBITDA) creció el 64,7%, hasta alcanzar los 1.790 millones, y el resultado operativo neto (EBIT) si situó en 1.318 millones, el 65,8% más. La cifra de negocio ascendió a 6.302,7 millones, frente a los 2.716,6 millones del año pasado. El trimestre se ha caracterizado por un incremento del precio de los derechos de CO2, un moderado crecimiento de la demanda (2,6%), una baja utilización de las centrales hidráulicas por la sequía y unos recursos eólicos por debajo de la media. La producción neta del grupo creció el 43,2% (16.587 gigavatios-hora) por la aportación de las plantas de Scottish Power y las del negocio exterior de Iberdrola, ya que la generación de las centrales españolas se redujo el 8,9% por las causas mencionadas. En enero Iberdrola vendió su participación del 4% en Galp, operación por la que ingresó 499,5 millones y obtuvo unas plusvalías antes de impuestos de 386,5 millones. La deuda financiera neta ajustada a 31 de marzo pasado era de 19.881 millones, lo que arroja un apalancamiento financiero (relación entre deuda y fondos propios) del 40,9%. Por áreas, la cifra de ventas del negocio energético liberalizado en España creció el 67%, hasta los 1.809 millones, debido al alto precio de la energía, achacable a la caída de la producción hidráulica y al incremento del precio del CO2, mientras que el EBITDA fue de 408 millones, el 4,7% más. Además, las emisiones de CO2 de la eléctrica han crecido el 12,7% debido a la menor generación hidráulica. Iberdrola ha calculado en 84 millones de euros el importe de los derechos gratuitos de CO2 que le fueron asignados y que debe devolver en cumplimiento del Real Decreto-Ley aprobado por el Gobierno en diciembre pasado. En cuanto al déficit de tarifa del trimestre, Iberdrola estima que ascendió a 1.100 millones, de los que le corresponden 386 millones. El EBITDA del negocio regulado (distribución) fue de 224 millones, un 1% inferior al del primer trimestre del pasado año. El área de Scottish Power (excepto los activos de renovables incorporados a Iberdrola Renovables) logró una cifra de ingresos de 2.200 millones y un EBITDA de 507 millones. En Latinoamérica, el EBITDA ascendió a 210 millones y la cifra de negocio a 849 millones, cifras que representan un incremento del 4,9 y el 39%, respectivamente. La filial de ingeniería y construcción y los negocios no energéticos (Corporación IBV, Iberdrola inmobiliaria y otros servicios) registraron un EBITDA un 14,4% inferior al del pasado año por la caída del 42% en el negocio inmobiliario, que fue insuficiente para compensar la buena marca de ingeniería y construcción, que creció el 36,8%. Iberdrola Renovables presentó el pasado viernes sus resultados trimestrales, periodo en el que ganó 126,4 millones, más que en todo el año anterior.