Iberdrola no resultará afectada por la decisión del Gobierno venezolano de devaluar el bolívar fuerte, ya que sus contratos en el país se suscribieron en su mayor parte en dólares y con garantías, indicaron fuentes de la eléctrica a Europa Press. El principal proyecto en el país, de Iberdrola Ingeniería, es el ciclo combinado de Cumaná, en el Estado de Sucre, de 1.000 megavatios (MW) y con una inversión asociada de 2.000 millones de dólares (1.375 millones de euros). El proyecto fue adjudicado en julio de 2009 y se construirá para Petróleos de Venezuela (PDVSA) en consorcio con Elecnor (40%). De este complejo, el 70% se cobrará en dólares y el 30% en bolívares. Pese a ello, el contrato contiene una cláusula de garantía para salvaguardar el importe acordado en caso de devaluación, cuyo contenido permite renegociar el precio, explica la eléctrica.