Este resultado, superior al previsto por los analistas, fue posible gracias al incremento del volumen de negocio, especialmente por la aportación de la filial británica, Abbey, que ganó 491 millones de euros, un 40% más, y la de Iberoamérica, donde el grupo ganó 1.147 millones, un 27% más. Este resultado, superior al previsto por los analistas, fue posible gracias al incremento del volumen de negocio, especialmente por la aportación de la filial británica, Abbey, que ganó 491 millones de euros, un 40% más, y la de Iberoamérica, donde el grupo ganó 1.147 millones, un 27% más.