Grifols regitró la mayor caída bursátil de su historia -cayó un 11,7% hasta los 10,75 euros-, después de comunicar al mercado sus perspectivas de futuro. La firma catalana prevé mantener el margen Ebitda durante 2009, en línea con el pasado ejercicio, cuando fue del 29% por la desaceleración del margen bruto.