Grifols cierra el ejercicio con una cifra de negocio que asciende a 4.486,7 millones, que representa un crecimiento del 9,2% y del 3,9% teniendo en cuenta el impacto por tipos de cambio respecto a 2017.

El ebitda ha ascendido a 1.218,4 millones, la misma cifra lograda en 2017 y representa un margen del 27,7%. A nivel de margen bruto se mantiene el impacto de los mayores costes de obtención de plasma asociados a los esfuerzos, orgánicos e inorgánicos, que está realizando la compañía "para seguir incrementando su acceso a plasma con el objetivo de seguir dando respuesta a la sólida demanda de productos plasmáticos", explica la compañía.

El ebitda subyacente, que excluye el impacto de las ventas de plasma a terceros, aumentan un 0,3%.

Grifols cierra 2018 con un beneficio de 596,6 millones, un 1,5% más

La tasa impositiva efectiva se ha situado en el 18,1% como consecuencia, principalmente, de la reforma fiscal aprobada en EEUU a finales de 2017.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

La deuda financiera neta de Grifols se situó en 5.343,1 millones, incluyendo 1.033,8 millones en caja (886,5 millones de euros en 2017).

La compañía dispone de líneas de financiación no dispuestas por importe de cerca de 400 millones que elevan su posición de liquidez a 1.400 millones de euros aproximadamente. El ratio de deuda financiera neta sobre ebitda se sitúa en 4,32 veces a diciembre de 2018 y disminuye hasta 4,19 veces si se excluye el efecto de los tipos de cambio.

Según apunta Grifols en un comunicado "la gestión del endeudamiento es una prioridad para la compañía". Para cumplir con este objetivo, Grifols mantiene unos elevados y sostenibles niveles de actividad operativa y una fuerte generación de caja operativa neta. "Los 737,4 millones reportados permiten acometer con solvencia también las actividades de inversión previstas en un contexto de crecimiento y de aumento de las inversiones", explican.

Las inversiones del grupo se reducen un 7% hasta los 252,2 millones de euros, mientras que la inversión neta I+D aumentan un 9,4% hasta los 291,4 millones.

El beneficio por acción reportado también se reduce un 10% hasta los 0,87 euros frente a los 0,97 euros de 2017.