Gran Bretaña está a favor de obligar a las empresas multinacionales a revelar exactamente cuánto dinero pagan en cada una de las jurisdicciones en las que operan. Stephen Timms, alto funcionario del Tesoro británico, apoyará una moción en ese sentido en la reunión de ministros del G-20 que se celebra la próxima semana en la capital británica, adelanta hoy el diario "The Guardian". Según el periódico, ese llamamiento a favor de una mayor transparencia se topa con la oposición de las multinacionales del sector de la minería, que durante décadas han negociado acuerdos secretos con políticos corruptos que han privado a muchos países en desarrollo de importantes ingresos fiscales.