General Motors no ha convencido al número suficiente de sus acreedores para realizar el canje de deuda por acciones que le permita reducir su carga financiera.