El grupo automovilístico estadounidense General Motors ha recibido en los últimos días nuevas muestras de interés por la firma sueca Saab, anunció la corporación norteamericana, que se ha comprometido a evaluar las ofertas. La multinacional anunció el pasado viernes el cese de actividad de Saab, que cuenta con unos 3.000 empleados, tras fracasar sendos intentos de venta de la marca a la compañía sueca Koenigsegg y a la empresa holandesa Spyker, respectivamente.