General Motors dejará de cotizar el martes en la Bolsa de Nueva York, un día después de declararse en quiebra, y abandonará tras 83 años el índice Dow Jones de Industriales, del que también saldrá Citigroup. La Bolsa de Nueva York (NYSE, por sus siglas en inglés) informó hoy en un comunicado de que esta sesión será la última para el fabricante automovilístico, así como para diez tipos de acciones relacionadas con General Motors que también se negocian en el parqué neoyorquino.
La compañía pidió hoy la protección judicial para hacer frente a su situación financiera, al verse incapaz de pactar con sus acreedores una reestructuración de la deuda.

La entidad que gestiona el NYSE dijo haber determinado que "la compañía ya no es adecuada para su inclusión" en el parqué.

Además, aseguró "tomar nota de la incertidumbre sobre el momento y el resultado del proceso de quiebra, incluida la prevista venta a una nueva entidad de la casi totalidad de los activos de la compañía en todo el mundo, así como el efecto último de este proceso en la empresa, los acreedores y los accionistas".

Como es natural, la compañía también dejará de formar parte del índice Dow Jones de Industriales, tras 83 años como uno de sus integrantes más representativos, para ser sustituida el próximo 8 de junio por Cisco Systems.

Dow Jones informó hoy de que lo mismo ocurrirá con Citigroup, uno de los bancos más afectados por la crisis financiera, que a partir de esa fecha será sustituido por la aseguradora Travelers.

En el índice Dow Jones de Industriales se agrupan los 30 valores cotizados en Nueva York con una mayor capitalización en bolsa y, con los años, se ha convertido en el barómetro bursátil más conocido del mundo.

Según las normas que rigen este índice, si una empresa entra en bancarrota, automáticamente queda fuera de ese indicador.

"El precario estado de General Motors sólo nos ha dejado esta opción. La presentación de quiebra descalifica inmediatamente a un valor, independientemente de la historia de la empresa o de su papel como icono cultural", dijo hoy el director del grupo Dow Jones y del diario The Wall Street Journal, Robert Thomson, en un comunicado.

Explicó que para sustituirla se ha elegido a Cisco "porque sus productos de comunicaciones e informática de red son vitales para una economía y una cultura que aún se están adaptando a la era de la información, igual que los automóviles lo fueron para el Estados Unidos del siglo XX".

El único valor con una antigüedad mayor en el Dow Jones es General Electric, que fue uno de los primeros doce integrantes de ese índice cuando se creó en 1896, aunque entró y salió en varias ocasiones, hasta que se incorporó definitivamente en 1907.

Por lo que respecta a Citigroup, que entró a formar parte del Dow Jones en 1997 como Citicorp, Thomson explicó que el banco "claramente está sumido en una profunda reestructuración durante la que el Gobierno estadounidense tiene, y tendrá por un largo tiempo, una participación considerable en su capital".

"Realmente esperamos que una vez que el banco se remodele, podamos considerar su reincorporación. Citigroup es una institución de renombre no sólo en este país, sino en todo el mundo", aseguró.

Se da la circunstancia de que Travelers se fusionó con Citicorp en 1998 para crear Citigroup, y en 2002 se segregó del banco.

Según Thomson, con su elección se pretende mantener el peso relativo del sector financiero en el índice.

"Cuando eliminamos AIG el pasado otoño -argumentó Thomson- lo sustituimos por Kraft Foods porque el sector financiero se encontraba muy agitado. Aquella elección dejó el sector poco representado".

Por su parte, el director ejecutivo de la unidad de Indices de Dow Jones, John Prestbo, explicó que en los últimos meses se decidió mantener a Citigroup y General Motors en el índice pese al bajo valor de sus acciones para que éste reflejara adecuadamente "las extraordinarias condiciones" en las que se encontraba la economía estadounidense y su mercado bursátil.