Europa se viste de rojo. Pese a haber estado inmerso en la indefinición, con tono firme el selectivo español se decanta al cierre por las ventas en una jornada marcada por el sabor amargo que dejan los datos macroeconómicos. El Ibex 35 se deja un 1,59 % y se mantiene “por los pelos” en el nivel de los 10.700 puntos con todos los blue chips en negativo. En cuando a las divisas, el euro se impone frente al dólar y cotiza a 1,4393 unidades mientras el precio del crudo da un paso atrás, hasta los 70 dólares.

Las dudas que han reinado durante gran parte de la jornada han dado paso a las ventas generalizadas en el viejo continente. Los inversores miran con pesimismo lo que acontece del otro lado del Atlántico y es que el paro en Estados Unidos defrauda a un mercado que no esperaba que cayera en 371.000 en el mes de julio, según ha dado a conocer ADP. Así, la renta variable vuelve a chocarse con la realidad económica que sigue recibiendo malas referencias macro. Como muestra un botón, la producción industrial en nuestro país encadena 14 meses de descensos, hasta el 16,2% en junio mientras el mercado aun está digiriendo la caída en picado que vive la creación de empresas ya que, en sólo seis meses, se han dejado de constituir más de 20.000. Y como las malas noticias nunca vienen solas…el panorama para las familias y empresas tampoco es muy halagüeño: las declaraciones en quiebra suben más de un 173% en el segundo trimestre. Mientras, el resto de índices bursátiles europeos se tiñen de rojo, el Dax alemán cede un 1,17%, el Cac 40 pierde un 0,40%, el FTSE100 se deja un 0,51% mientras el Eurostoxx50 lo hace un 0,62%. Ello en un día en el que la banca ha centrado gran parte de las miradas de la mano de Swiss Re que sorprende con pérdidas de 381 millones de francos suizos en segundo trimestre al igual que Société Genérale sufre un descenso del 52%.

Pero no sólo los resultados de los bancos colocan a este sector en el punto de mira. Desde Europa llegan buenas recomendaciones para la práctica totalidad de la banca española. Con la recomendación de “infraponderar”, Credit Suisse mejora tanto a Banesto –bajó un 0,23%-, Bankinter –ganó un 1,43%-, como a Banco Popular – se dejó un 2,33%-. Banco Sabadell, pese a ser la única entidad que hoy se queda sin recomendación, perdió un 0,63% al cierre de la jornada. Las miradas también se han dirigido hacia los dos grandes. En el caso de BBVA, el aumento del precio objetivo ha sido hasta 12 euros, desde los 10,25 anteriores, con un ráting de 'neutral'. Una recomendación que no ha sido suficiente para que la acción abandonara los números rojos y evitara cerrar con una caída del 1,78%. Goldman Sachs ha sido quien se ha fijado en los títulos del Santander al que le otorga el rating de ‘comprar’ un día en el que la compañía termina la jornada con un descenso del 1,50%.

Las órdenes vendedoras se cieren también sobre la mayor parte de las compañías ligadas a las materias primas así como las energéticas. Iberdrola Renovables encabeza los descensos al caer un 3, 11%, de cerca lo hace Gamesa que se deja un 2,88%, Enagás perdió un 2,68%, Gas Natural cayó un 2,18% al igual que Endesa que cedió un 0,27%. Ventas a las que se suman los títulos de Arcelormittal, perdió un 2,15%, Acerinox descendió un 0,63%, cotizaciones que contrastan con la subida del 1,04% de Técnicas Reunidas y el 1,22% que ganó Abengoa.

Y si hay un sector que acaparado las páginas de los periódicos ha sido el constructor, esta vez, al dar a conocer nuevos contratos fuera de nuestras fronteras. Es el caso de Ferrovial que pese a haber sido uno de los valores más castigados a lo largo de la sesión, cierra con una subida del 1,69%. Ello, después de dar a conocer que intensificará su dependencia en el mercado británico gracias a su filial de servicios Amey que ha sido seleccionada para llevar a cabo el mantenimiento y la gestión de carreteras dependientes del Ayuntamiento de Birminghan por valor de cerca de 3.173 millones de euros. Algo más rezagada se ha quedado FCC, bajó un 1,40% después de convertirse en la primera constructora en romper las barreras de entrada al mercado ruso gracias a su filial austriaca Alpine. Así, FCC se adjudica un contrato de 550 millones de euros de inversión. Del resto del sector, ACS cedió un 1,89% mientras que OHL se coloca como la estrella del selectivo con una revalorización superior al 4%.

Unas ganancias a las que se suma Iberia cuyos títulos no han dejado de volar alto y cierra con subidas del 3,74% acompañada por el buen tono que viven sus homólogas europeas.

Dentro del mercado continuo, Banco Guipuzcoano repuntó un 6,81%, Metrovacesa o hizo un 5,53% así como Lingotes rebotó un 4,63%. Del lado de los descensos, AISA continúa siendo el farolillo rojo, cayó un 5,055, San José se dejó un 4,805 mientras que Española del Zinc perdió un 4,58%.