Las acciones de la operadora gala de telecomunicaciones, France Telecom, se dejan un 2,5 por ciento y se colocan a 20,46 euros. Ceden terreno después de que el estado francés haya vendido un 7 por ciento de su porcentaje en la compañía para reducir deuda. Tras esta desinversión, el estado controlará un 25,5 por ciento en el capital de France Telecom.