Fitch Ratings redujo aún más su calificación crediticia para Chrysler, situándola en terreno especulativo, o "chatarra", para reflejar un descenso "pronunciado" en las ventas. La agencia calificadora indicó además que es probable que también recorte las calificaciones de Ford Motor Co. (F) y Ford Motor Credit Co. LLC. Fitch afirmó que el descenso marcado en las ventas en el segmento general de las minivanes -un producto clave para Chrysler- ha reducido los efectos positivos surgidos del rediseño de su propia miniván, del nuevo producto con características mixtas Dodge Journey y de la camioneta Dodge Ram. La nueva calificación de Chrysler es "B-". Fitch indicó que la rival de Chrysler, Ford, cuenta con liquidez y recursos más que adecuados para lidiar con las condiciones actuales, pero agregó que las presiones sobre el sector y la economía hacen cada vez menos probable que Ford retenga su calificación. Un factor clave será el desempeño de Ford Credit, indicó Fitch.