La mejor solución para Grecia en caso de que necesite ayuda sería recurrir al Fondo Monetario Internacional, según Fitch Ratings. Además, la agencia de calificación señaló que los ratings crediticios actuales de Irlanda y Grecia son apropiados. Fitch adjudica un rating de BBB+ a Grecia, con perspectiva negativa, y de AA- a Irlanda, con perspectova estable.