FCC ha puesto en marcha en Austria una planta de generación de energía a partir de la incineración de residuos urbanos e industriales no peligrosos, con la que prevé facturar 600 millones en los treinta años de vida útil de la instalación. La planta, construida y gestionada a través de su filial austriaca Asa, ha supuesto una inversión de 96 millones de euros, según datos del grupo de construcción y servicios español.