El grupo bursátil europeo Euronext, recientemente fusionado con el estadounidense NYSE, ha logrado 99,4 millones de euros de beneficio. Esta cifra supone una caída del 4,4% que atribuye a las cesiones de CIK y LCH y al aumento de los impuestos.
Euronext ha precisado en un comunicado que la decisión de calificar la participación en LCH como un activo con vistas a la venta ha tenido un impacto negativo respecto al resultado del primer trimestre de 2006, cuando había representado una contribución de 10,8 millones de euros. Además, la compañía ha tenido que pagar 45,6 millones de euros de impuestos entre enero y marzo pasados, cuando en el mismo periodo de 2006 se había beneficiado de elementos no imponibles, en concreto la plusvalía relativa a la venta de CIK. Más allá de esos elementos excepcionales, Euronext ha aumentado en un 31,7% su resultado operativo a 144,6 millones de euros, con lo que su margen operativo llegó a un nivel récord del 46,6% de la facturación, y eso pese a un aumento de los gastos jurídicos y en abogados por las operaciones de fusión (7,2 millones). Los ingresos del grupo que reúne las bolsas de París, Amsterdam, Bruselas y Lisboa, así como el mercado de futuros de Londres, han sido de 310,1 millones de euros en el primer trimestre, un alza del 15,6%. Las cargas de explotación, por su parte, han crecido un 4,5% hasta 165,5 millones de euros, lo que se debe esencialmente al aumento de los gastos de personal, que han pasado de 65,4 a 70,5 millones de euros, principalmente por el crecimiento externo de GL Trade, cuya plantilla ha aumentado de 1.069 a 1.297 empleados. También han progresado, un 21,4% a 27,6 millones de euros, los gastos de administración y de abogados, mientras se se han mantenido estables los de mercadotecnia y cayeron ligeramente los gastos de edificios, y en particular los costos informáticos (un 15% a 42,6 millones).