La división financiera del fabricante sueco de vehículos industriales Volvo cerró el pasado año con unas pérdidas netas de 566 millones de coronas suecas (56 millones de euros), frente a un beneficio de 1.041 millones de coronas (103 millones de euros) en 2008.