España aparece como la segunda economía más afectada por la crisis entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) al ver recortado un 10,6% el crecimiento potencial de su PIB, sólo superado por el retroceso del 11,8% sufrido por Irlanda, mientras que la caída media de los países de la organización se calcula en el 3,1%, según refleja un informe sobre reformas económicas publicado por la institución con sede en París.